RADAGAST

EL ISTARI PARDO

 

 
 
 
LA HISTORIA DE RADAGAST
 
 
El último en ser escogido para el viaje a Endor, Radagast el Pardo, era el más débil de los cinco Istari. Yavanna lo escogió como guardián de las olvar (plantas), contando con el Mago Pardo para cuidar de ciertos intereses que podrían escapar de la atención de los demás Istari.
Desafortunadamente, Radagast se entregó tanto a esta confianza que llegó a preocuparse demasiado de los olvar. Su sed de conocimiento vegetal y animal le fueron alejando cada vez más de su sendero inicial. Enamorado de los paisajes de la Tierra Media, finalmente se apartó de su búsqueda. Simplemente, vivió en su hogar de Rhosgobel, cuidando las flores, los árboles y las criaturas del Valle del Anduin y bosques circundantes, así como criando sus pájaros. Radagast consideraba a las aves sus compañeras favoritas.
A la fuerza, Saruman trajo consigo a Radagast como compañero tras la petición de Yavanna. La relación funcionó mal, pues desde el principio el jefe de los Istari no mostró ningún respeto por su compañero. El Mago Blanco fue el primero en poner el pie en la Tierra Media, aunque Radagast pronto se le unió. Saruman nunca mencionó la llegada del Mago Pardo. Posteriormente, a medida que el mismo perdía su gracia y se alejaba de su misión, comenzó a tratar a Radagast como a un tonto. Radagast hacia bien el papel.
Aunque aparentemente no estaba preocupado por la política y las costumbres de los pueblos hablantes, Radagast permaneció fiel a su herencia. Su fallo no se basó en el orgullo ni en la sed de poder; más bien, las pasiones bien intencionadas nacidas de su forma adoptada le empujaron a buscar, y finalmente adoptar, a las criaturas menores de Endor. Conforme su amor hacia los olvar y los kelvar menores crecía, el Mago Pardo se iba retirando del drama y las complejidades que se desarrollaban en torno suyo, pasando cada vez más tiempo encerrado en Rhosgobel. Cada vez parecía ser más ingenuo.
Sin embargo, Radagast logró algún objetivo. Su guardia en la parte occidental del Bosque Negro evitó que el Mal se extendiera desde Dol Guldur, y su llamada a sus amigos los animales hizo extender la noticia de la llegada de la Guerra del Anillo y ayudaron a Gandalf a liberarse de su prisión en Orthanc.
Radagast tenía un fino pelo castaño y era alto, aunque caminaba de forma curiosa y a menudo desgarbada. Su jovialidad, aparentemente simple, y sus hogareñas y tranquilas costumbres ocultaban su verdadera fuerza. Como Mago, era un maestro de las formas y los colores, y sabia muchas cosas sobre la manipulación de las plantas y las bestias.
Radagast podía ser un enemigo formidable a pesar de sus relativas desventajas.
 
 
 
 
Ir a Razas

Volver a los Maiar

Página Principal de los Istari

Siguiente Istari

Página Principal