Breve Historia del Pueblo Elfo
 
Atados a la Historia de Eä
 
 
 
 

 

 

 
 
Las divisiones y subdivisiones de las diversas razas élficas son complejas, y a veces incluso enredadas. En esta sección se describen las migraciones y divisiones básicas, así como las verdaderas razas de la forma en que existieron en la Segunda y Tercera Edad de la Tierra Media.
 
 
EL DESPERTAR DE LOS PRIMEROS NACIDOS
 
En los primeros años del mundo, antes de que el Sol y la Luna se elevaran por primera vez, los Elfos, los "Primeros Nacidos", despertaron bajo las estrellas en las orillas de Cuiviénen, una gran bahía en el mar interior de Helcar, en el este de la Tierra Media. Vivieron en un mundo crepuscular, lejos de la luz de Valinor durante muchos años, hasta que el valá Oromë, el Cazador, les descubrió.
Los Valar amaban las recién nacidas creaciones de Eru y deseaban llevarlas a la luz de Aman, las Tierras Imperecederas, para salvarles de Morgoth y del mal que ya estaba causando en la Tierra Media.
Morgoth, el mayor de los Valar que se había vuelto contra sus hermanos antes del principio de la creación, odiaba entonces a los Elfos porque eran amados por los demás. Envió a sus sirvientes sombríos y capturó a muchos de ellos en la oscuridad. Incapaz de crear vida por sí mismo, torturó y pervirtió a los Elfos que había capturado, y a partir de este grupo corrupto creó a los Orcos.
 
LA PRIMERA SEPARACIÓN
 
Fue a la llamada de los Valar cuando los Elfos se dividieron por primera vez. En principio, los Elfos temían abandonar su hogar bajo las estrellas, pero tres de los de su raza viajaron a Valinor con Oromë para ver ellos mismos la gloria de las Tierras Imperecederas. Se trataba de Ingwë, Finwë y Elwë, que más tarde se convertirían en reyes. Cuando volvieron, llenos de la luz de Aman, muchos de los Elfos siguieron sus animosas palabras y siguieron a los Valar hacia el oeste.
Pero no todos los Elfos deseaban abandonar su tierra natal. Algunos habían comenzado a amar la luz estrellada de la Tierra Media y escogieron quedarse atrás. Los Elfos que no desearon seguir a los Valar fueron conocidos como los Avari ("Renuentes"), y se convirtieron más tarde en los elfos Silvanos menores. Eran el grupo más numeroso de Elfos, y a pesar de los daños causados por el Enemigo Negro, se extendieron por todo el este y gran parre del oeste de la Tierra Media.
Los que siguieron la llamada de los Valar y llevaron a cabo el Gran Viaje hacia el oeste en dirección a Aman fueron conocidos como los Eldar ("Pueblo de Las Estrellas"). Aun así, algunos se cansaron por el camino o se volvieron, o bien se perdieron. Pero los Elfos que completaron este largo y dificultoso viaje se volvieron más altos tras su llegada a las Tierras Imperecederas, y desde entonces en adelante, sus descendientes conservaron aquella luz pura en sus ojos.
 
EL GRAN VIAJE DE LOS ELDAR
 
Los Eldar eran aquellos que hicieron el gran viaje para vivir en la Tierra Bendecida de Aman. Había tres razas: los Vanyar, los Noldor y los Teleri. Los Eldar llegaron al Extremo Oeste con un medio de transporte poco usual: la isla de Tol Eressëa, que, movida por el vala Ulmo, hizo dos viajes desde la Tierra Media hasta las Tierras Imperecederas. El primer viaje llevó a los Vanyar y a los Noldor; el segundo llevó a los Teleri ("Últimos") que se habían rezagado durante el largo camino y se habían perdido el primer viaje.
Los Teleri también se dividieron, no obstante. Había tres grupos, liderados por los hermanos Olwë y Elwë y por otro teleri, Lenwë. Cuando alcanzaron los valles del Anduin, Lenwë y su pueblo abandonaron su viaje y se quedaron en la Tierra Media. Se convirtieron en los Nandor y desaparecieron durante muchos años.
También durante el viaje, Elwë (que había sido uno de los embajadores originales en las Tierras Imperecederas) se encontró con Melian la Maia y cayó en un trance de amor. Mientras estaba perdido, la mayor parte de su grupo cruzó el mar sobre la isla junto al pueblo de Olwë. Elwë despertó finalmente, y poco después levantó un reino en Beleriand con su mujer maia Melian. Como gobernante de su tierra, adoptó el nombre de Elu Thingol (Rey Mantogrís).
El resto de los Teleri, sin embargo, siguieron hacia el oeste, viviendo en la isla de Tol Eressëa, a la vista de Valinor. El maia Ossë les enseñó el arte de la construcción de barcos y desde entonces siempre han sido los mejores carpinteros de barcos y marineros de toda la Tierra Media. Navegaron hasta las costas de Aman, donde construyeron la hermosa ciudad y los muelles de Alqualondë.
Los Teleri también eran considerados los mejores cantantes de toda la Tierra Media, rivalizando con los Vanyar, y se llamaban a sí mismos los Lindar. Este nombre se relacionaría posteriormente con uno de los nombres que se le dio al "Bosque Dorado", Laurelindórenan.
Los Nandor ("Los que volvieron"), aunque técnicamente son Teleri y por tanto forman parte de los Eldar, son una excepción, pues nunca viajaron a las Tierras Imperecederas, y por ello no vieron la luz de los Dos Arboles. Así, son considerados Moriquendi ("Elfos Oscuros"). Algunos llegaron a vivir en Ossiriand, pero la mayoría permanecieron al este de las Montañas Nubladas, extendiéndose por las boscosas tierras de aquellos paisajes. Posteriormente, serían gobernados por el rey sindarín Thranduil del Bosque Negro y, por supuesto, por Galadriel de Lórien.
 
EL ESTABLECIMIENTO DE LOS VANYAR
 
Los Vanyar, los más hermosos de los eldar, y conocidos como los Elfos Hermosos, eran los más amados por los Valar. Fueron los primeros de las tres razas en iniciar el Gran Viaje y los primeros en llegar a las Tierras Imperecederas de Aman, liderados por su rey, Ingwë. Junto con los Noldor, construyeron y vivieron durante largo tiempo en la hermosa ciudad de Tirion. Sin embargo, poco tiempo después, se movieron más al oeste hasta cruzar la grieta de las Pélori ("Montañas de la Defensa"), y fue allí donde crearon su hogar permanente.
Sólo una vez los Vanyar salieron de Valinor, y fue para ayudar a los Ainur en la batalla contra el Enemigo Negro. Cuando el vala maligno fue derrotado por última vez, los Elfos Hermosos volvieron a su hogar victoriosos. No hay ninguna noticia de que los Vanyar hayan vuelto a salir del Reino Bendito de Aman
 
EL ESTABLECIMIENTO DE LOS NOLDOR
 
La segunda raza de los Calaquendi, tanto en tamaño como en orden de llegada a Aman, fueron los Noldor, también conocidos como Elfos Profundos. Finwë era su rey. De todos los inmortales, eran los más dotados para las obras y los conocimientos, los más fieros de espíritu, los más orgullosos y los más curiosos.
Fue Fëanor el noldo que creó los Silmarils y. debido a su indisposición a donarlos, condenó a su pueblo a una guerra desesperada contra Morgoth para recuperar las gemas robadas, y más adelante a exiliarse de Aman. Cuando el Enemigo Negro se hizo con los Silmarils y huyó con ellos hacia Endor, los Noldor intentaron perseguirle sobre el agua robando los grandes barcos de los Teleri. Los Teleri se resistieron, y los Noldor, en su desesperación, asesinaron a gran número de los constructores de barcos, que defendían sus obras, antes de ganar acceso a los botes.
Grande fue la furia de los Valar al ver que un elfo mataba a otro elfo. Una tormenta devoró gran parte de los barcos robados, y los Noldor supervivientes desembarcaron en las orillas de Endor sólo para hallarse con uno de los Valar que les condenó al exilio de Aman para siempre por su horrible crimen, la Matanza de Hermanos. Los Noldor habían visto la luz de los Dos Arboles, pero vivieron sus últimos días en la Tierra Media como exiliados.
Puede que sea doblemente triste e irónico el hecho de que el nieto de Fëanor, Celebrimbor, fuera seducido por Sauron, el servidor de Morgoth, pues Fëanor también fue corrompido por las traicioneras palabras del vala maligno. Por dos veces, los Noldor pusieron toda la Tierra Media en peligro debido a su insaciable deseo de conocimiento.
 
LOS SINDAR Y LA SEGUNDA SEPARACIÓN
 
Se cree que los Sindar originales fueron aquellos Teleri que esperaron a su lider Elwë (Thingol) y los Nandor que viajaron hacia el oeste hasta Beleriand. Los dos grupos se mezclaron y se convirtieron en los Sindar y, aunque quizás eran más nobles que los Avari ("los Renuentes") originales, los Sindar seguían siendo Moriquendi, pues nunca alcanzaron las orillas de Aman

Su tierra natal fue el reino de Doriath en Beleriand, gobernado por Thingol y Melian. Aunque eran simples Moriquendi, los Sindar ganaron un gran conocimiento bajo la tutela de sus reyes gobernantes, un Calaquendi que había estado una vez en Valinor y una maiar. A sí es como fueron conocidos como Elfos Grises.
Los Sindar hablaban sindarin, y crearon la escritura de las cirth.

Con la caída de Beleriand, los Sindar supervivientes emigraron hacia el este, quedándose algunos en Lindon mientras otros viajaban para unirse a los Noldor en Eregion o bien iban al este de las Montañas Nubladas, hasta Lórien o el Bosque Negro.
 
 
 
 
Razas de La Tierra Media
Página Principal Elfos
Página Principal