Los Trolls
 
Los Hijos Mayores de Morgoth
 
 
Sobrenombres: Tereg; Torog; Therengi; Ologu; OIog.
 
 
 
 
Los Trolls, o "Tereg", son unas criaturas enormes y malvadas. Al igual que los gigantes y los ents, los trolls constituyen una de las llamadas "razas gigantes". También son unos verdaderos monstruos, ya que fueron creados por Morgoth como burla de los onodrim. Su origen exacto no está muy claro, aunque todos los trolls reciben sus espíritus de la esencia de la tierra. El Enemigo Negro los concibió durante los Días Antiguos al rehacer a los ents capturados e imbuyéndoles la naturaleza de la flamígera piedra de los Subterráneos.
Los trolls, al igual que los orcos, son creaciones del Mal que sólo se juntan y prosperan cuando una poderosa voluntad oscura les obliga a moverse. Por naturaleza, prefieren permanecer separados o en pequeños grupos, lejos de sus hermanos, de los cuales son unos enemigos potenciales. Los tereg pueden comer literalmente cualquier came, incluyendo la de su propia raza. Esta circunstancia es especialmente cierta con los trolís salvajes, que se suelen cazar los unos a los otros si están hambrientos a menos que Sauron u otro poder dominante se lo impida.
Los trolls raramente se multiplican, pero cuando lo hacen su número se incrementa rápidamente. Sin embargo, y afortunadamente, no se reproducen con el vigor de los orcos. Los trolls salvajes son especialmente reacios a tener hijos, así que son unas criaturas relativamente raras.
 
 
 
 
Variedades de Trolls
 
Hay numerosas variedades, o sub-razas, de tereg. Todos los "Therengi Melkoro", o trolls salvajes, están clasificados según su ecosistema favorito y trazan sus antepasados hasta Morgoth. Los más inteligentes y peligrosos olog-hai y sus todavía más aterradores parientes mediotrolls deben su existencia al sirviente maia de Morgoth, Sauron de Mordor.
 
Trolls Salvajes
 
Los trolls nacieron en la más absoluta oscuridad. En realidad, todavía se reproducen bajo tierra y pasan sus horas despiertos durante la noche. Los trolls salvajes evitan la luz solar y prefieren la iluminación de un fuego a la resplandeciente aura de la luna. La mayoría se convierten en roca si son tocados por los rayos del sol, como si el hechizo que creó a los tereg perdiera su efecto.
Los trolls son enormes y fuertes, y tienen macizos cuerpos y poderosas extremidades. Debido a su pétrea naturaleza, los trolls tienen una piel escamosa extremadamente dura que les protege tan bien como una armadura de cuero endurecido. La piel de los trolís varía considerablemente en grosor incluso en diferentes puntos de un mismo troll, pero normalmente es lo suficientemente dura como para repeler los golpes de la mayor parte de las armas. Los tereg constituyen unos enemigos formidables.
Hay numerosos tipos de trolls salvajes. Algunos son gnses o marrones, otros verdes. Todos, con la excepción de los trolls de las nieves, tienen unos pies planos, a menudo carentes de dedos, los ojos castaños o negros y la sangre negra. Pueden ser divididos de varias maneras, pero la más común es por los grupos que hay a continuación.
 
Trolls de Las Cavernas
 
Los trolls de las cavernas se encuentran entre las clases más grandes y poderosas de trolís salvajes. A menudo miden entre tres y casi cinco metros de estatura. Tienen un tremendo poder, con una piel dura y escamosa, y sólo temen una cosa: la luz del sol, que les convierte en piedra. Los trolls de las cavernas son generalmente solitarios, y casi nunca se agrupan, ni siquiera en grupos familiares. Su raza, que frecuentemente practica el canibalismo, sobrevive debido a su aislado estilo de vida.
Los trolls de las cavernas son casi ciegos, pero esto no les molesta en absoluto, ya que sus sentidos del oído y el olfato son soberbios. Sus largos brazos son como cables de acero, y sus escamosas pieles son pálidas como las de todas las cosas que viven bajo tierra. Sus pies son enormes y planos.
 
Trolls de Los Bosques
 
Los trolls de los bosques suelen medir entre 2,6 y 3,3 metros de estatura. Son los menos brutales y monstruosos de los trolls salvajes, los que se encuentran más cerca de su ascendencia éntica. Más agraciados que los trolls de las cavemas y no tan horribles, los trolls de los bosques viven en tribus escasamente organizadas en zonas boscosas de todo Endor. Son buenos cazadores, y raramente son utilizados por seres poderosos excepto en circunstancias casuales.
Los trolls de los bosques no suelen practicar el canibalismo, quizás porque su entorno les proporciona todo tipo de comida en abundancia. Pocos utilizan armas de estilo humano o élfico, excepto alguna espada ocasional afilada como cuchillo para despellejar; prefieren cazar con hondas y armas de su propia fabricación. Los trolls de los bosques pueden sobrevivir bajo una luz solar difuminada, pero se convertirán en piedra si son alcanzados directamente por sus rayos.
 
Trolls de Las Colinas
 
Los trolls de las colinas, que suelen medir entre tres y cuatro metros de estatura, son uno de los tipos más comunes de torog. No son tan repugnantes como los trolls de las cavernas, son codiciosos y practican el canibalismo. La mayoría de los grupos viven aislados, aunque se unen en una estructura tribal poco organizada cuando se ven obligados.
Los trolls de las colinas atacarán a otros seres con garrotes o arrojando piedras, ya que valoran el territorio y conservan los tesoros porque saben que son valiosos, aunque no puedan utilizarlos.
 
Trolls de Las Nieves
 
Los trolls de las nieves son unas grandes (3,3-4 metros de estatura) y extrañas criaturas con pieles de color blanco grisáceo y unos ojos de color azul gélido que brillan ligeramente en la oscuridad. Pueden soportar bastante tiempo sin comer, pero cuando ven algo comestible, sea oso o cazador humano, son imparables. Cuando se ven expuestos a la luz solar directa, los trolls de las nieves se convierten en enormes pilares de escoria helada, misteriosos pero de apariencia bastante natural. En esa forma, son vulnerables a todo lo que puede dañar al hielo —el calor, los golpes, la sal, etc.—, pero si no son dañados, recobrarán su forma natural al caer la noche. Los trolls de las nieves, lúgubres y cadavéricos, acechan y persiguen a sus presas en las regiones septentrionales de la Tierra Media.
 
Trolls de Piedra
 
Los trolls de piedra son el tipo de torog más común. Aunque sólo suelen medir entre 2,6 y 3,3 metros de estatura, su número les convierte en la más temida de las variedades de trolí. En realidad, la mayoría de la gente que ha visto o ha escrito sobre los tereg, no conoce a otro tipo y se suele referir a los trolls de piedra.
Como su nombre indica, los trolls de piedra se convierten completa e irreversiblemente en piedra cuando son expuestos a la luz solar directa. Es probable que estos inútiles y repugnantes seres fueran los trolís originales, ya que todos los demás tipos presentan alguna mejora, en un aspecto o en otro. Tienen unos hábitos semejantes a los de los trolls de las colinas, pero son aún peores. Extremadamente peleones y fratricidas, codiciosos tanto de los alimentos como de las riquezas, pasan la mayor parte del tiempo apilando montones de comida y tesoros, robándoselos entre ellos cuando surje la oportunidad, y fanfarroneando de sus riquezas.
 
Los Olog-Hai o Trolls Negros
 

Los olog-hai son también conocidos como Trolls Negros, ya que tienen unas pieles escamosas tan negras como su sangre torog. Además, son los más inteligentes y peligrosos de todos los trolls. Estos astutos y peligrosos trolls actúan como las tropas de élite de Sauron. Suelen medir entre tres y cuatro metros de estatura, y son completamente despiadados, constituyendo unos oficiales soberbios para los ejércitos orcos del Señor Oscuro. Algunos incluso gozaban de posiciones de gran confianza y responsabilidad.

Los olog-hai, capaces de soportar la luz solar con facilidad, y tan inteligentes como cualquier hombre, son unas criaturas flexibles y racionales. Hablan la Lengua Negra con fluidez y algunos conocen el oestron y otros idiomas comunes. La mayoría saben escribir. Siempre llevan armaduras y utilizan armas. Los olog-hai también parecen tener un cierto espíritu, ya que, a diferencia de los orcos y los trolís menores, raramente discuten entre ellos. Por el contrario, descargan su odio contenido maltratando a criaturas menores, en especial a otros trolls, en relación a los cuales se consideran muy superiores.
 
Los Medio-Trolls
 
Sauron creó a los mediotrolls ("Pertereg"; "Pertorog") mezclando a los mejores de sus guerreros olog con algunos hombres extremadamente fuertes y brutales procedentes de Khand. Al unir a los olog-hai y los variags, creó la raza más peligrosa de seres maléficos de todo Endor. A los mediotrolls no les molesta mucho la luz solar, y son más inteligentes, ágiles y brutales que cualquier otro tipo de trolí. De todos los tereg, son los más parecidos en naturaleza a su amo, el Señor de los Anillos.
Los mediotrolls suelen medir unos 2,3 metros de estatura. Tienen una piel negra como el azabache y unos rasgos angulosos. Sus lenguas largas, finas y rojas, y sus brillantes ojos rojos, sugieren una naturaleza demoníaca. Sin embargo, los mediotrolls llevan ropas y armaduras como los hombres, así que suelen parecer menos horrendos que los ologhai, de mayor tamaño.
Además de comprender la élite de las tropas de asalto de Mordor, los mediotrolls actúan como lugartenientes de los nazgûl de Sauron, y capitanean grupos de ejércitos orcos. Gozan de mayor confianza que los olog-hai, ya que los pertereg son más refinados. Aun así, su influencia queda limitada por su número, excepcionalmente pequeño.
 
 
 
 
Volver a Razas de Endor