LAS BATALLAS DE LA GUERRA POR LAS GRANDES JOYAS
 
 
LA SEGUNDA BATALLA:
LA DAGOR-NUIN-GILIATH
 
LA BATALLA BAJO LAS ESTRELLAS
 
 
La Segunda Batalla de Las Guerras de Beleriand supuso la entrada en acción de los Eldar exiliados de Valinor. Además de marcar el verdadero comienzo de la penetración noldorín en Beleriand supuso la unión de los Noldor bajo el estandarte de Fingolfin.
Las Consecuencias de La Dagor-Nuin-Giliath supusieron la creación de los diferentes reinos élficos en Beleriand y la división política del territorio. La otra consecuencia de la Segunda Batalla fue la muerte de Fëanor, artífice de los Silmarils y cabecilla de la rebelión Noldor contra los Señores de Occidente.
Si quieres saber más lee el siguiente extracto de El Silmarillion® de JRR Tolkien.
 
 
 
 
... Se ha dicho que Fëanor y sus hijos fueron los primeros de los Exiliados en llegar a la Tierra Media cuando desembarcaron en el yermo de Lammoth, el Gran Eco, en las costas extremas del Estuario de Drengist. Al poner pie los Noldor en la playa, sus gritos chocaron con las colinas y se multiplicaron, de modo que un clamor de incontables voces poderosas llegó a todas las costas del norte. El ruido del incendio de las naves en Losgar fue trasladado por los vientos del mar como el tumulto de una cólera terrible, y a lo lejos, todos los que oyeron el sonido, quedaron azorados.
Ahora bien, no sólo Fingolfin, a quien Fëanor había abandonado en Araman, vio las llamas de ese incendio, sino también los Orcos y los vigías de Morgoth. No hay historia que diga lo que pensó Morgoth en lo más íntimo de su corazón ante la nueva de que Fëanor, su más amargo enemigo, había traído consigo un ejército del oeste. Puede que no le temiera demasiado, porque no había probado todavía las espadas de los Noldor; pero pronto se vio que intentaría rechazarlos y devolverlos al mar.
Bajo las frías estrellas, antes de que se levantara la Luna, las huestes de Fëanor avanzaron a lo largo del prolongado Estuario de Drengist, que horadaba las Colinas el Eco de Ered Lómin, y pasaron así de las costas a la gran tierra de Hithlum; y llegaron por fin al gran lago de Mithrim, acampando en el lugar que tiene este mismo nombre, alzando las tiendas en la orilla septentrional.
Pero el ejército de Morgoth, alborotado por el tumulto de Lammoth y la luz del incendio de Losgar, avanzó por los pasos de Ered Wethrin, las Montañas de la Sombra, y atacó de súbito a Fëanor antes de que el campamento estuviese del todo levantado. Allí, en los campos grises de Mithrim, se libró la Segunda Batalla de las Guerras de Beleriand. Dagor-nuin-Giliath se la llamo, la Batalla bajo las Estrellas, porque la Luna no se había elevado todavía. Esta batalla fue muy afamada en los cantos.
Los Noldor, aunque excedidos en número y sorprendidos de improviso, no tardaron en imponerse, pues la luz de Aman no se les había nublado todavía en los ojos. Los Orcos huyeron delante de ellos y fueron expulsados de Mithrim en medio dé una gran matanza y perseguidos hasta la gran llanura de Ard-galen, al norte de Dorthonion. Allí los ejércitos de Morgoth, que habían avanzado hacia el sur al Valle del Sirion y sitiado a Círdan en los Puertos de las Falas, acudieron a ayudarlos, quedando atrapados en la ruina de los Orcos. Porque Celegorm hijo de Fëanor, advirtiendo que habían llegado, los atacó por el flanco con una parte de las huestes élflcas. Bajando sobre ellos desde las colinas próximas a Eithel Sirion, los empujó hasta el Marjal de Serech donde procedió a su casi total aniquilación.
Malas por cierto fueron las nuevas que por fin llegaron a Angband y Morgoth se sintió consternado. Diez días duró esa batalla. De todas las huestes que había destinado a la conquista de Beleriand sólo regresó un puñado de supervivientes.
LA MUERTE DE FËANOR
... No obstante, había razones para que sintiera una gran alegría, pero Morgoth no las conocio hasta después de un tiempo. Porque Fëanor, arrastrado por la furia, no quiso detenerse y se precipitó detras del resto de los Orcos, pensando así llegar hasta el mismo Morgoth. Rió fuerte mientras esgrimía la espada, contento por haber desafiado la cólera de los Valar, por los males del camino y por ver cumplida al fin la hora de la venganza.
Nada sabía de Angband ni de la gran fuerza defensiva que tan de prisa había preparado Morgoth; pero aun cuando lo hubiera sabido, no habría cambiado de planes; pues estaba predestinado, consumido por la llama de su propia cólera. Así fue que se adelantó demasiado a la van guardia de su ejército; y los siervos de Morgoth se volvieron para acorralarlo. Al mismo tiempo, de Angband salieron unos Balrogs que se sumaron al ataque.
Allí, en los confines de Dor Daedeloth, Fëanor fue rodeado junto con unos pocos amigos. Largo tiempo continuó luchando inquebrantable, aunque estaba envuelto en fuego y con múltiples heridas; pero por fin lo echó por tierra Gothmog, Señor de los Balrogs, a quien mató luego Ecthelion en Gondolin. Allí habría perecido, si en ese momento sus hijos no hubieran acudido a ayudarlo.
Entonces los hijos levantaron a su padre y lo cargaron de vuelta a Mithrim. Pero al acercarse a Eithel Sirion, Fëanor ordenó que se detuvieran, porque sabía que le había llegado su final. Y desde las laderas de Ered Wethrin, contemplando por última vez las cumbres lejanas de Thangorodrim, supo con la presencia de la muerte que jamás poder alguno de los Noldor podría derribarlas; pero maldijo tres veces el nombre de Morgoth y encomendó a sus hijos atenerse al juramento y vengar la muerte del padre. Entonces murió; pero no tuvo entierro ni sepulcro, pues tan fogoso era su espíritu que al precipitarse fuera dejó el cuerpo reducido a cenizas.

Así acabó el más poderoso de los Noldor, por cuyas hazañas obtuvieron a la vez la más alta fama y la más pesada aflicción ...

 
 
 
 
Ir a Grandes Batallas de la Tierra Media
Ir a Página Principal
Ir a Historia de La Tierra Media
 

Este relato es © de JRR Tolkien y de los propietarios de sus derechos®. Si hubiera algún problema con el contenido de esta página, por favor, comuníquenlo a esta dirección de correo electrónico y el contenido problemático será eliminado de esta web. Gracias por su colaboración.