La Historia del Pueblo Hobbit

 
 

 
 
 
Aunque el Pueblo Pequeño ha entrado accidentalmente en alguna que otra de las campañas de los seres más grandes, como hombres u orcos, su falta de agresividad y presunción ha mantenido su historia mayormente pacífica. Los Hobbits consideran las pequeñas escaramuzas en las que toman parte como grandes batallas, y los líderes supervivientes son recordados como poderosos héroes. Los Hobbits sólo han mantenido diálogos y negocios con hombres y enanos de forma ocasional, y más raramente con elfos. En verdad, el diálogo con estos últimos es tan raro que algunos de los Hobbits duda de la existencia de los elfos. Pero, a pesar de lo provincianos que resultan, la mayor interacción de los Hobbits con el mundo exterior fue también el acto más importante de la terrible Guerra del Anillo, donde un puñado de Hobbits, literalmente hablando, lograron salvar el mundo.
 
 
 
 
A Principios de la Tercera Edad
 
El registro más antiguo de los Hobbits menciona que en 1050 T.E. residían junto a los nórdicos en los Valles del Anduin, entre las Montañas Nubladas y el Bosque Verde. Meriadoc Brandigamo descubrió muchos años después algunas palabras y nombres del dialecto hobbítico procedentes de este período.
Cuando el Gran Mal entró en el Bosque Verde, convirtiéndolo en el terrible Bosque Negro, los Hobbits emigraron al oeste de las Montañas Nubladas hasta llegar a Eriador, encontrándose con Hombres y Elfos en una fértil tierra. Los Albos y los Fuertes entraron en Eriador más tarde que los Pelosos, llegando allá en 1150 T.E. y 1300 T.E. respectivamente. Allí, el carácter pacifico de los Hobbits volvió a serles de mucha utilidad, pues permitió al pueblo pequeño mantenerse al margen de muchos conflictos trágicos.
A excepción de la desesperada búsqueda de comida provocada por la Gran Plaga en 1636 T.E., no hubo ningún conflicto armado en la Comarca hasta 2747 T.E. La batalla librada aquel año fue recordada y celebrada enormemente por los Hobbits, quienes la bautizaron como la Batalla de los Campos Verdes. Realmente, y desde una perspectiva mundial, sólo fue una incursión menor de orcos. Pero fue en este conflicto donde destacó Toro Bramador Tuk, y donde se inventó el juego del golf cuando la cabeza del pobre líder de los orcos, Golfimbul, salió disparada de su cuerpo y cayó rodando.
Verdaderamente, los sufrimientos y atrocidades del Largo Inviemo de 2758 T.E. fueron mucho más serios e importantes que esta temprana escaramuza. Los Hobbits vivieron en una larga paz, incluso mientras las razas mayores luchaban y se peleaban entre ellas. ¡Antes de la Guerra del Anillo, ni siquiera Sauron era consciente de que existían! Conforme pasaba el tiempo, su característica falta de estatura fue beneficiando a los Hobbits, pues nadie les atacó, y sus comunidades se extendieron y prosperaron: Hobbiton, Tukburgo, Cavada Grande, Oatbarton, Los Ranales, Valle Largo, Campo del Cordelero, Bree, y otras.
 
Los Grandes Hobbits antes de Bilbo Bolsón
 
Los Hobbits respetan enormemente a algunos de los miembros de su raza.
Antes de la Guerra del Anillo, uno de los más famosos Hobbits de todos los tiempos fue Bandobras Tuk, el mayor de todos los Hobbits hasta esa fecha: medía 1,35 metros. Bandobras, más conocido como Toro Bramador, fue el héroe de la Batalla de los Campos Verdes, y fue él quien mató a Golfimbul, el jefe de los orcos enemigos. También son conocidos Marcho y Blanco, los líderes Hobbits que negociaron la adquisición de las tierras de la Comarca con los dúnedain de Arnor, bajo el reinado del rey Argeleb II. Dicho rey entregó a los Hobbits todas las tierras entre el río Brandivino y las Fronteras del Oeste para establecerse y cultivar la tierra de forma indefinida. Los Hobbits sólo de berían reconocer y apoyar al rey y los decretos de Arthedain, así como a sus mensajeros. Además, se ocuparían del mantenimiento del Gran Puente. Marcho y Blanco llevaron a los Hobbits hasta la Comarca durante su dramática marcha desde Bree a través del Puente de los Arbotantes. Fueron ellos quienes jugaron los papeles más importantes a la hora de ordenar el caos que tuvo lugar durante la división de propiedades entre las diferentes tribus. Estas tierras fueron extendidas posteriormente en dos ocasiones: la primera en 2340 T.E., cuando los Gamoviejo se establecieron en los Gamos; y en 32 C.E., cuando el Rey Elessar (Aragorn II) añadió la Marca del Oeste a las posesiones de la Comarca.
La historia de los Hobbits también hace mención a Buca de Marjala, el primer thain de la Comarca y fundador de la línea hereditaria de los thain. También es recordado Isengrim Tuk, llamado Isengrim II, quien fue el vigésimo segundo thain de la Comarca. Abuelo de Bandobras, Isengrim fue el mayor hobbit reconocido (al menos hasta el momento en que su nieto Peregrin Tuk alcanzó la madurez) y fue el arquitecto de los Grandes Smials (agujeros hobbit) de Cavada Grande. Pero el hobbit más reverenciado antes de la Guerra del Anillo era Tobold Corneta de Valle Largo. Este celebrado héroe fue el primero en cultivar la planta conocida como Galenas, más tarde llamada hierba para pipa. La hierba para pipa llegó a convertir-se en un fundamento de la cultura de los Hobbits, relajante y agradable, y muchos de los miembros del pueblo pequeño elevan sus brindis en honor a Toby. Tobold ocupará siempre un lugar imborrable en el corazón de los Hobbits, quienes han llegado a bautizar una variedad extremadamente buena de hierba para pipa como "Viejo Toby" en su honor.
 
Los Hobbits y La Guerra del Anillo
 
Pero no hubo héroes Hobbits famosos en el mundo entero hasta la Búsqueda de Erebor y más tarde, durante la aterradora Guerra del Anillo.
Bilbo Bolsón, uno de los principales héroes de la campaña en la que fue muerto Smaug el dragón, hizo destacar a los Hobbits para toda la etemidad. Destacó por su valentía, fuerza y sutileza; Gandalf vio en los Hobbits un potencial que ninguna de las otras razas podía igualar. Más tarde, Bilbo hizo contribuciones adicionales con sus numerosos textos eruditos, memorias y poemas. Pero su papel más importante en la historia lo marcó su hallazgo del Anillo Unico de Sauron en la guarida de Gollum. Este terrible artefacto llegó a manos de su heredero Frodo Bolsón quien, junto con Samsagaz Gamyi, causó su destrucción durante los críticos acontecimientos que tuvieron lugar en la Guerra del Anillo. Fueron ayudados por otros dos Hobbits cuyos nombres se hicieron casi tan famosos como los suyos: Peregrin Tuk y Meriadoc Brandigamo. Estos miembros del pueblo pequeño lograron las más inesperadas victorias y reputación, por no mencionar la gratitud que recibieron de los Pueblos Libres.
Entre sus hazañas pueden figurar las de ser nombrado caballero de Gondor, servir como escudero del Rey Théoden, matar trolls y acabar con el Rey Brujo de Morgul, el más poderoso de los nazgûl.
Estos cinco importantes Hobbits —Bilbo y los miembros de la Compañía del Anillo— elevaron a su pueblo desde la más total oscuridad hasta un estatus de campeones de entre los pueblos libres. De esta forma, los Hobbits entraron en las canciones de la Gente Grande de todo el mundo, aunque ellos, en su provincianismo, no les devolvieron el favor.