Los Grupos Hobbits

 
 

(Selecciona en la iluistración la familia Hobbit sobre la que quieres saber más)
 
 
Hay tres razas distintas de Hobbits, que varían no tanto en color como en complexión:
 
 
Los Pelosos
 
Los Pelosos, de largo los más comunes, son los más bajos de los medianos. Raramente superan los noventa centimetros de estatura y poseen un pelo uniformemente rizado de color castaño y una piel tostada. No tienen vello facial pero, como su nombre indica, tienen los pies muy peludos. Los Pelosos constituyen el estereotipo de los Hobbits y son lo que la mayor parte de la gente se imagina cuando piensa en el pueblo pequeño. Son famosos por construir Agujeros Hobbit, a modo de re sidencias, llamados Smials, lo que originó el antiguo nombre de su raza: Kûddûkan: "Habitante de agujeros".
Los Pelosos fueron el primer pueblo hobbit en llegar a Eriador.
 
Los Fuertes
 
Los Fuertes suelen ser generalmente más robustos y fuertes que los Pelosos y también un poco más altos. Se parecen a los Enanos más que cualquier otro hobbit, llegando a presentar el vello facial casi desconocido entre los Pelosos y los Albos. Algunos han llegado a afirmar que los Fuertes son el resultado de una unión genética entre los Enanos y los Hobbits.
A menudo, los Fuertes poseen un tono en la piel ligeramente más claro que los Pelosos. Sin embargo, y sorprendentemente, algunas veces nace algún Fuerte con una pigmentación excepcionalmente oscura, llegando a recordar a las más oscuras de las razas de los hombres. Los Fuertes son, a menudo, más aventureros que los Pelosos, pero no tanto como los Albos.
Son considerados como los más "humanos" de los Hobbits, llegando a conversar con los hombres frecuentemente y viviendo en casas construidas sobre el suelo, hechas de pizarra, madera y piedra. Los Fuertes fueron el último de los tres pueblos Hobbits en entrar en Eriador, llegando en el año 1300 de la Tercera Edad (T.E.). Algunos Fuertes volvieron a lugares como los Campos Gladios después de que el Rey Brujo comenzara a ejercer su poder desde Angmar, y se les pudo hallar allí mucho después del año 2500 T.E. De uno de estos clanes descendía Gollum.
Finalmente, la mayoría de los Hobbits de las Tierras Brunas emigraron para unirse a sus hermanos al oeste del Baranduin en el reino que más tarde sería conocido como Los Gamos, poco después de la fundación de la Comarca (1601 T.E.). Estos Hobbits de la Cuadema del Este y Los Gamos fueron considerados desde entonces un tanto extraños por el resto de los Hobbits de la Comarca.
 
Los Albos
 
Los Hobbits más altos son los Albos. También suelen ser los más delgados y, como su nombre indica, los de pigmentación más clara. Aunque el pelo rizado de color castaño arenoso es el más predominante, los Albos han llegado a producir un sorprendente número de Hobbits rubios. Los Albos, a los que a veces se compara con Elfos en miniatura, son los más hermosos del pueblo pequeño. Son también los más raros de entre los Hobbits, y ocasionalmente son omitidos o catalogados erróneamente en sus lugares como una cultura humana pigmea.
Es importante notar que, en porcentaje, los Albos son los que han producido de largo el mayor número de aventureros Hobbits a través de la historia. En realidad, muchos de los aventureros de los otros clanes, como los individuos de las tribus de los Pelosos, gozan de antepasados Albos. Los Albos fueron el segundo pueblo de los Hobbits en entrar en Eriador, llegando un siglo después que los Pelosos, en 1150 T.E.
Los Fuertes y los Albos muestran ciertas características personales muy peculiares de su respectivo clan. Por ejemplo, los Fuertes, al vivir en tierras llanas y fluviales, han aprendido mucho mejor las habilidades acuáticas, como el manejo de botes, la pesca y la natación. También llevan calzado o botas con más frecuencia que los demás Hobbits, normalmente descalzos; son necesarias en el clima, a menudo muy húmedo, de sus tierras natales. Por el contrario, los Albos son más cazadores que granjeros, siendo más agresivos y poseyendo un carácter más autoritario que el resto de los Hobbits. Como ya se ha mencionado, estos rasgos han aparecido en ciertas familias en cuya genealogía había algún Albo, las más importantes de las cuales son las de los Tuk, los Brandigamo y los Bolger. Los Albos también dominan las habilidades élficas, como el lenguaje y las canciones, más que los trabajos más cotidianos, corno el tejer y la talla de madera.